Mascarillas Faciales. Su poder de Belleza

La historia de las mascarillas se remonta a milenios atrás cuando las mujeres egipcias, romanas, griegas, e incluso de la prehistoria, utilizaban emplastes de determinados vegetales o tierras para curar heridas en rostro y cuerpo.

Las mascarillas faciales, Son concentrados de ingredientes activos para tratamientos de belleza capaces de reparar la piel independientemente del estado de deterioro en que esta se encuentre, devuelven vitalidad y resplandor a la piel, con efectos calmantes, desintoxicante, detoxifixante, purificante, hidratante y de sensibilizante.

Son pilares fundamentales de los tratamientos estéticos actuales cada vez más utilizados tanto por mujeres como por hombres, sobre todo cuando necesitamos mejorar nuestra imagen de forma inmediata o simplemente porque queremos cuidar la piel y darle un plus de vitalidad.


Las mascarillas son concentrados de ingredientes activos cosméticos con un efecto de impacto en la piel superior a los sérum. Al aplicarlas y mantenerlas durante un tiempo limitado, la acción es más concreta y concentrada. Los activos que contienen suelen acompañarse de vehículos que facilitan su penetración en la epidermis y por su estructura permite cubrir toda la zona a tartar, permitiendo de esta forma la liberación de los ingredientes activos en la zona cubierta por ella, de forma homogénea y equitativa

¿Cuál es el uso las mascarillas faciales?

El primer uso de la mascarilla era curativo, pero tras observar que la piel absorbía los beneficios de los ingredientes que contenía, las mascarillas pasaron a ser un producto de belleza.

Hoy día, las mascarillas son el tratamiento más efectivo para mantener una piel saludable y bonita. Son cosméticos altamente efectivos que, gracias a los nuevos activos, formulaciones y presentaciones conseguidos gracias a la investigación de los laboratorios, no sólo actúan en las capas superficiales de la piel, sino también en las capas más profundas sin necesidad de llegar hasta ellas, solo con la activación de las citoquinas de la epidermis.

Principales usos

  • Tratamientos antienvejecimiento.
  • Desintoxicación y Detoxificación de la piel
  • Tonificación de la piel.
  • Hidratación.
  • Controlar la secreción sebácea.
  • Tratar la flacidez.
  • Lograr luminosidad en pieles opacas y desvitalizadas. –
  • Tratamientos bioclarificantes.
  • Aclaramiento de hiperpigmentaciones.
  • Redensificación cutánea.

Si deseas lucir una piel hermosa, saludable, densificada, hidratada, con un color homogéneo, tersa y resplandeciente, las mascarillas faciales deben ser un pilar fundamental de tus tratamientos estéticos profesionales, así como su uso en el hogar como forma de mantenimiento.


es_ESES
en_USEN es_ESES